Destino desconocido. Paolo Fresu

«Años posados en horas de viaje inferminabb. Tiempo poro frecuentar la intimidad y buscar el sentido del movimiento. Encuentros, reflexiones, imágenes, sonidos y obres, vividos desordenadamente en bs brgas horas que separan bs partidas de bs ¡legadas, se convierten en realidad, transformando fo cotidiano en sueño, el movimiento en hato, el cansancio en ensoñación.
Las calles de siempre y aquellas que nunca recorrí dan formo a emociones delicadas, rotas por el sabor del espacio, en un tiempo indefinido, lejano y próximo.
¿Qué color b damos a esta historia?

Podría tener el color de bs noches en Bir Bou Rekba -lunas e perfume del kebab-, el sonido del limpiaparabrísas de un taxi pakistani, la calma y ta ausencia del silencio, el lento motor que alimenta el viaje de todos los seres del mundo.
Y además bs bromas, d deseo, el perfil de los océanos, la luz y bs reverberaciones de la primavera, el viento, b Chateau Neuf du Pape e ¡I foie gras, el obr de la niebla, el sabor caliente y los sonidos de b pesca…

Para nosotros que jugamos a encontramos en el sonido cada vez, b historia empieza en un viejo convento en bs toderas de tos Alpes. Tempta de la música, cuyos muros habbn de historia e invitan al rigor. Y cada nota lleva en si el misterio de un nuevo recorrido».
(De b presentación del CD «What colour for a Tote» -qué cobr le damos a esta historia-, del contrabajo jazz Fuño di Casfri.J.

Día a dio descubro que nuestra verdadera historia es el VIAJE mismo. Y los recuerdos son más fos sonidos que las imágenes: un speaker en d aeropuerto, el ruido de un avión surcando el cielo hacia Oriente, el chapoteo de una nave que recorre el Océano, el ritmo incesante de las ruedas de acero de un tren sobre
los raíles. De todos elfos el más fascinante es el sonido de los raíles. Como en uno película induce a! recuerdo, a la meditación, al encuentro.

Afloran a lo memoria viejos cuentos italianos en tenues colores.

Estas reflexiones surgen después de haber visto la última exposición de Pilar en Roma, «Ferrovie per un Sogno» (junio 92).

Sus trabajos sobrios y luminosos han suscitado en mí una infinidad de pensamientos.

Me siento unido a Pilar desde hace tanto tiempo, aunque sí sólo nos conocemos desde el 86. Ahora me doy cuenta de que en ei fondo no es tan raro que un músico de jazz escriba en un catábgo de pintura.

Los dos somos seres EN VIAJE; recorremos caminos distintos con diferentes medios, pero el objetivo es ei mismo: Destino desconocido.

PAOLO FRESU
Músico de Jazz Siena, enero 2003

Tags: , , ,